la lógica de mi papá

Así es la lógica de mi papá, sin sentido, sin orden aparente, sin tema definido.

7.12.07

Y la polvora???

Publicado por madame web |

Hoy es el Dia de las Velitas, oficialmente se da inicio al ciclo corto del Carnaval (si, ese que va desde el 7 de diciembre al 7 de enero). Hoy saldremos en la noche a visitar los barrios de Pasto para ver la iluminacion de las casas y por supuesto a la gente prendiendo velitas en, casi todas, las casas de las ciudad.


Desde hace varios dias me tienen podrida los de los noticieros con la campaña en contra de la polvora...en serio, me desesperan, todos los alcaldes de colombia deberian hacer como el alcalde de Bucaramanga que dio venta libre a la polvora, con multas a los padres de niños quemados y que dijo que al prohibirla crean un peor peligro porque su almacenamiento y manipulacion no estan vigilados por la alcaldia...la solucion no es prohibir, es EDUCAR!
EDUCAR....la venta ilegal de polvora, el mercado negro, el bajo mundo seguira comerciando, un dia de estos Potrerillo volara por los aires con la cantidad de polvora que alla se vende ilegalmente.


Para mi, si no hay polvora no hay fiesta, por ejemplo intenten prohibir la polvora en las fiestas patronales, hace unos años llego la policia el dia de la Virgen de las Mercedes a detener al fiestero e incautar el castillo de polvora porque la polvora estaba prohibida; resultado? toda la plaza de Nariño a punto de linchar a 4 policias porque le estaban faltando al respeto a la Michita. Por que la gente se enojo? porque con el castillo le estaban dando las gracias a la Michita por un nuevo año de vida (o lo que sea, a lo que le tenga fe la gente es respetable y punto) porque al santo, virgen o patrono, hay que hacerle y terminarle bien la fiesta...solo por eso ya es valido el uso de polvora.


Ahora me diran que la polvora en manos de expertos es distinto que en manos de niños...CLARO totalmente de acuerdo, no se que carajos tiene que hacer un guagua de dos años con un paquete de totes, mi hermano Mr. Pepi tiene 24 años y él es el experto de mi casa para el manejo de la polvora, mi papá nos da la plata, yo compro la polvora y mi hermano la echa...solo él, Juan Jose solo mira, nada tiene que hacer el manipulando polvora, ni mas faltaba.


Desde que tengo uso de memoria en mi casa, la casa de mi Abuelo Felix, de mi tia Mona...en todas partes se ha usado polvora en navidad y año nuevo...y nunca, nunca hubo un niño quemado, JAMAS...porque la polvora siempre la manipularon los grandes mi papá, mi tio Carlitos, mi tio Pacho...pare de contar. Si algun dia todos en mi casa nos emborrachamos hasta perder el sentido, dejamos la polvora a la mano de Juan Jose y el niño se quema...ese dia, multenme, crucifiquenme...porque estoy siendo irresponsable, nadie en sus cinco sentidos deja que un niño juegue con polvora.


Mucho puedo yo escribir del tema, pero me parece un gesto de tremenda pereza por parte de los padres y de los "adultos responsables" que prefieran perder una identidad cultura, dejar a mucha gente sin empleo, de desterrar un oficio artesanal en vez de educar!, asi como a uno le enseñan a mirar a los dos lados de una calle antes de cruzarla, asi deberian enseñar y educar sobre el manejo y uso de la polvora.


Y por cierto, señor Alcalde de Pasto, se habia dado cuenta que en la resolucion de la declaratoria de Bien de Interes Cultural del Carnaval dice que el 31 de diciembre se caracteriza (y por lo tanto se protege) por el desfile de años viejos, la polvora y el fuego? Creo que deberia hablar un poco mas con su colega el alcalde de Bucaramanga...al que yo le doy los laureles en esta pelea tan estupida contra la polvora.



5 comentarios :

Lucas dijo...

200% de acuerdo contigo.

Es como prohibir que se haga sopa en las casas porque se han quemado niños con las ollas el sancocho.

CresceNet dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
vulturno dijo...

Nadie de mi familia pone minas claymore, pero no por eso se debería legalizar su venta, por más educación que se quiera difundir a la sociedad, la cual se compone de muchísimas y muy diversas familias (estamos hablando de un orden de magnitud un tanto más alto que 10^0). La prohibición de la venta de pólvora mostró resultados apreciables en Bogotá y la relajación de esta restituyó las dimensiones del problema.
El riesgo no es solo para el particular que usa la pólvora sino para los terceros, una fracción de los quemados resulta afectada no por la irresponsabilidad de los padres sino por el hecho de que en su localidad hubo uso irresponsable de estos elementos peligrosos (como cuando alguna lacra echa tiros al cielo o suelta los cohetes en ángulos inadecuados) que no deberían circular tan libremente. Las lesiones permanentes y en menores de edad son un asunto de suficiente gravedad como para no actuar al respecto. Una arista del asunto es la disuasión penal, otra la educación pero otra muy necesaria es el control y la acción preventiva.
La tradición es razón insuficiente. Si fuera por cultivarla aun los médicos harían sangrías y no se lavarían las manos antes de cachar partos; las mujeres no tendrían derechos civiles de ningún tipo y hasta sería bien visto dejar los niños que nacen con alguna discapacidad en un acantilado para que se los coman los gallinazos. Hay cosas que no hay que olvidar, pero en el museo y en los libros se las recuerda sin poner en riesgo la salud ni la dignidad de nadie.
Las polvorerías artesanales hacen las mezclas a ojo, sin precauciones de seguridad industrial, a veces arriesgando a sus propias familias. La comparación con el sancocho no contempla que una explosión es un sistema caótico, no lineal de mucho más difícil manipulación que la simple topología de una olla. Explosivo también es el maíz de las crispetas pero su oferta de daño es menor. Sociedades con los mejores niveles educativos también mantienen las restricciones de comercio a este tipo de elementos, precisamente porque no son tan ignorantes y comprenden que el derecho al goce de quienes le celebran al que dispara para el cielo no debería anular el del que recibe el plomazo que vuelve en caída libre.

madame web dijo...

Cada cual es libre de pensar lo q quiera...ya saben q pienso yo

Lucas dijo...

amen